David Alonso De la Cruz

martes, 28 de junio de 2011

Anonymous


*Para los que quieran contactarme y escribirme, pueden hacerlo en: delacruzmarin@gmail.com

domingo, 19 de junio de 2011

No hay mayor dolor que acordarse de los tiempos felices en la desgracia

Un escritor, o todo hombre, debe pensar que cuanto le ocurre es un instrumento; todas las cosas que han sido dadas para un fin y eso tiene que ser más fuerte en el caso de un simple bohemio trotamundo, que de correrías por aquí y por allá aprende de la observación del hombre y su mundo. Todo lo que sucede, incluso las humillaciones de las calumnias, los bochornos de los desvergonzados, las desventuras, todo eso le ha sido dado como arcilla, como material para plasmar su arte; tiene que aprovecharlo. Esas cosas nos fueron dadas para que las transmutemos, para que hagamos de la miserable circunstancia de nuestra vida, cosas eternas que aspiren a serlo.
Jorge Luis Borges.

"NO SEAS HIPOCRITA DELANTE DE LOS HOMBRES, Y FIJATE BIEN EN LO QUE DICES". Ecl1,29.



*La FE en Jesús que es el AMOR convertido en un testimonio importante del amor verdadero por compartir con los demás; es trasmitido principalmente a través del TESTIMONIO de una fidelidad en el amor CONYUGAL, que se traduce en amor por los HIJOS, fruto de esta unión. Pero esta fidelidad no es posible sin la gracias del CREADOR, sin el apoyo de la FE. En nuestros días, mientras por desgracia se constata el creciene número de separaciones y divorcios, la fidelidad de los cónyuges se ha convertido en un testimonio importante del AMOR de Dios.
Afortunadamente yo, lo contemple en persona, directamente en esta familia, la familia que luchó contra viento y marea en las buenas y en las malas, en los tiempos adversos, las dificultades ecónomicas y las bendiciones del apoyo y sustento de sus hijos luchadores y esforzados bajo los principios éticos y valores morales, yo lo vi, lo sentí, lo prescencié y a buena honra declaro haber sentido "envidia" SANA, por todo ese AMOR que se prodigaban porque se amaban los unos con otros, a pesar de las dificultades con uno de sus hijos debido al alcohol; pero la alegría y en el dolor, en la salud y enfermedad, siempre estaban allí unidos esta familia. Dios los béndiga siempre; aunque ya no pueda estar ahí a su lado, por decisión de su hija, por su error y por su confusión ofuscada por un arrepentimiento tardío de rencor y la calentura de un tercero que me la arrebató. Sin embargo, es y será una familia bendecida con amor. Lo extraño mucho y con todo mi corzón oro siempre por usted y su esposa, Sr. Fernando, ante el altar de la Santisíma Virgen María Auxiliadora, oro por su salud. Siempre por el resto de mis días.





*Para los que quieran contactarme y escribirme, pueden hacerlo en: delacruzmarin@gmail.com

martes, 14 de junio de 2011

¡Qué útil nos ha sido este mito de Cristo! - Papa León X, siglo XVI-*






*Acre, reino latino de Jerusalén, 1291.

"Hemos perdido Tierra Santa."

Ese único pensamiento no dejaba de atormentar a Martín de Carmaux; su brutal irrevocabilidad resultaba más aterradora que las hordas de guerreros que entraban trepando por la brecha abierta en el muro.
Se obligó a desechar la idea, a apartarla de su mente.
Ahora no tenía tiempo para lamentarse. Tenía trabajo que hacer. Hombres que matar.
Blandiendo la espada, se precipitó a través de las asfixiantes nubes de humo y polvo, y arremetió contra las enfurecidas filas enemigas. Estaban en todas partes, sus cimitarras y sus hachas desgarraban la carne, y sus gritos de guerra se elevaban por encima del inquietante y rítmico compás de los timbaleros que había al otro lado de las murallas de la fortaleza. Con todas sus fuerzas, abatió la espada partiendo en dos la cabeza de un hombre, y volvió a levantar la hoja para embestir al siguiente invasor. Echó un vistazo a su derecha, y vio que Aimard de Villiers clavaba su espada en el pecho de un atacante antes de enfrentarse a otro enemigo. Aturdido por los gemidos de dolor y los gritos de ira que le rodeaban, Martin notó que alguien trataba de agarrarle de la mano izquierda y velozmente dio un fuerte golpe al adversario con la empuñadura de su espada y luego bajó la hoja y sintió cómo ésta atravesaba músculos y hueso. Percibió a su derecha algo amenazadoramente cerca y de forma instintiva atacó con la espada, rebanándole el brazo a otro de los invasores para después abrirle la mejilla y cortarle la lengua d eun tajo.
Sus camaradas y él llevaban horas sin tener un respiro. La embestida islámica no solamente había sido incesante, sino además mucho peor de lo esperado. Flechas y proyectiles de llameantes puntas habían llovido sin descanso durante días sobre la ciudad, provocando más incendios de los que podían atajarse a la vez, mientras los hombres del sultán habían cavado hoyos debajo de las enormes murallas en los que habían amontonado broza, que también encendían. En muchos puntos, estos hornos provisionales habían agrietado las murallas, que ahora se derrumbaban bajo una lluvia de rocas catapultadas. Templarios y hospitalarios habían logrado, a fuerza de voluntad, repeler el asalto en la Puerta de San Antonio antes de incendiarla y retirarse. Sin embargo, la Torre Maldita, haciendo honor a su nombre, había sobrevivido permitiendo que los violentos sarracenos entraran en la ciudad y sellaran su destino.
Los gritos roncos de agonía se desvanecieron en medio de la conmoción mientras Martín bajaba su espada y miraba a su alrededor desesperado en busca de algún signo de esperanza, pero en su mente no había ninguna duda. Habían perdido Tierra Santa. Con creciente temor tomó conciencia de que el mayor ejército jamás visto, y pese a la furia y la pasión que hervía en sus venas, pese a sus esfuerzos y los de sus hermanos, estaban condenados al fracaso.
También sus superiores se habían percatado de ello. El alma se le cayó a los pies al oír la fatídica corneta, que advertía a los caballeros supervivientes del Temple que abandonaran las defensas de la ciudad. Mirando rápidamente a izquierda y derecha con turbado frenesí, sus ojos encontraron de nuevo los de Aimard de Villiers. Y en ellos detectó la misma agonía y la misma humillación que ardía en él. Codo concodo, se abrieron paso entre la confusa multitud y consiguieron regresar a la relativa seguridad del recinto templario.
Martin siguió al viejo caballero por entre los tropeles de la población aterrada, que se había refugiado dentro de los sólidos muros de la fortaleza. La escena que les esperaba en el amplio vestíbulo le sorprendió aún más que la carnicería que había presenciado fuera. Tumbado sobre una tosca mesa de comedor larga y estrecha estaba Guillaume de Beaujeu, el Gran Maestre de los Caballeros del Temple. A su lado, de pies, se encontraba Pierre de Sevrey, el senescal, junto con dos monjes. Sus afligidos rostros no dejaban lugar a dudas. Cuando dos caballeros llegaron hasta él, Beaujeu abrió los ojos y levantó un poco la cabeza, movimiento que le provocó un involuntario gemido de dolor. Martin lo miró fijamente, estupefacto. La piel del anciano había perdido todo color y sus ojos estaban inyectados de sangre. Recorrió la saeta emplumada que sobresalía por un costado de su caja torácica. El Gran Maestre sujetaba su extremo con una mano mientras con la otra le hizo seña a Aimard, que se aproximó, se arrodilló a su lado y le cogió la mano entre las suyas.

- Ha llegado la hora - Logró decir el anciano con voz débil y apenada, pero clara-. Vete ya y que Dios te guíe.

Martin no oyó las palabras. Su atención estaba en otra parte, centrada en algo que había notado en cuanto Beaujeu había abierto la boca. Era su lengua, estaba negra. La ira y el odio se agolparon en la garganta del joven caballero cuando reconoció los efectos de la saeta envenenada. Este líder de hombres, la firme figura que había dominado todas las facetas de la vida de Martín hasta donde éste podía recordar, estaba prácticamente muerto.

Se fijó en que Beaujeu alzaba la vista hacia Sevrey y asentía casi imperceptiblemente. El senescal fue hasta el extremo de la mesa y levantó una tela de terciopelo que dejó al descubierto un pequeño y labrado cofre. No medía más de tres palmos de ancho. Era la primera vez que Martin lo veía. Observó absorto a Aimard, que se puso de pie, contempló el cofre con solemnidad y después miró a Beaujeu. El anciano sostuvo la mirada antes de volver a cerrar los ojos; su respiración había adquirido una aspereza siniestra. Aimard se acercó a Sevrey y lo abrazó, a continuación cogió el cofre y, sin siquiera mirar atrás, se dirigió hacia la salida. Al pasar junto a Martin se limitó a decirle: "VEN". Martin vaciló y lanzó una mirada a Beaujeu y luego al senescal, que asintió en señal de confirmación. Entonces se apresuró a seguir a Aimard, y pronto cayó en la cuenta de que no iban al encuentro del enemigo.

Se dirigian al muelle de la fortaleza.

-¿Adónde vamos? - inquirió.

Aimard no dejó de andar.

-El Falcon Temple nos espera. Date prisa.

Martin se detuvo en seco, le daba vueltas la cabeza; estaba confuso. ¿Nos marchamos?, pensó.

Conocía a Aimard de Villiers. desde que su propio padre, también caballero, muriera quince años atrás cuando Martin tenía apenas cinco. Desde entonces, Aimard había sido su guardían, su mentor. Su héroe. Habían librado muchas batallas juntos, y Martin creía que seguirían codo a codo, y morirían uno al lado del otro cuando llegara el final. Pero esto no. Esto era una locura. Era una....deserción.

Aimard también se detuvo, pero únicamente para asir a Martin por el hombro y obligarle a andar.

-Date prisa- le ordenó

-¡No!- repuso Martin sacudiéndose la mano de Aimard.

-Si- Insistió tajante el caballero, mucho mayor que él.

Martin sintió náuseas; su rostro se ensombreció al tratar de encontrar las palabras:

-No abandonaré a nuestros hermanos- balbució-Ahora no, ¡Nunca!

Aimard exhalo un gran suspiro y echó una mirada a la ciudad sitiada. Llameantes proyectiles dibujaban arcos en el cielo nocturno y lo surcaban veloces desde todos los rincones. Sujetando todavia el cofre, se volvió y dio un amenazante paso hacia delante de modo que entre sus rostros no hubo más que unos centímetros, y Martín reparó en que los ojos de su amigo estaban empañados de lágrimas reprimidas.

-¿Acaso crees que quiero abandonarlos?- susurró, su voz cortaba el aire-. ¿Que quiero dejar al Maestre en su último trance? Parece que no e conozcas.

La mente de Martin ardía de confusión.

-Entonces...¿por que?

- Nuesro cometido es mucho más importante que matar unos cuantos perros rabiosos más- contestó Aimard sombrío-. Es crucial para la superviviencia de nuestra Orden. Es crucial, si queremos asegurarnos de que todo aquello por lo que hemos luchado no muera aquí tambén. Tenemos que irnos. Ahora.

Martin abrió la boca para protestar, pero la expresión de Aimard era inequívoca. A regañadientes, inclino la cabeza en señal de aquiescencia y lo siguió.



- Del libro "LA ORDEN DEL TEMPLE" del autor Raymond Khoury*




*Para los que quieran contactarme y escribirme, pueden hacerlo en: delacruzmarin@gmail.com

domingo, 12 de junio de 2011

Otra mas de Mr. George Bush







CUANDO BUSH HABLÓ CON DIOS


ESTA ES LA NACIÓN RAMERA DONDE CONVIVEN CHULOS Y POLITICOS MENTIROSOS

En rarísismas ocasiones habla Bush de su época de bebedor, y casi nunca ha admitido que estuvo a punto de arruinar su vida. Su biografía hasta los 40 años parece un retrato del perfecto fracasado. Le pusieron el nombre de su padre, pero a diferencia de su mentor nunca fue capitán del equipo de béisbol de Yale, tampoco obtuvo condecoraciones de guerra, de hecho se libró por los pelos de servir en Vietnam, y en su primer intento de entrar en política sufrió un sonoro fracaso. Más tarde perdió millones en el negocio del petóleo, y finalmente, tras una larga serie de humillaciones personales y familiares, toco fondo comenzando a beber en serio. Le sirve todo: cerveza, bourbon, whisky...vinos de los peores. Así continuó hasta sus 40cumpleaños, cuando tras una borrachera que duró semanas, se encontró tan mal que cayó de rodillas y pidió ayuda a Dios.
Parece ser que el Altísimo le respondió, y que en esta cura espiritual tuvo mucho que ver también el pastor protestante Billy Graham (También compremetido en evasión de impuesto) Este personaje es una conocida estrella del firmamento televisivo norteamericano en lo que se refiere a cuestiones religiosas. Pero Graham no es un telepredicador cualquiera. Su larga trayectoria como "asesor religioso" de casi todos los presidentes norteamericanos desde Richard Nixon, lo avalan como uno de los más influyentes mentores secretos de George Bush. Por lo visto, el carismático predicador acudía a menudo a rezar con la familia Bush. Al principio, Bush junior participaba con desgana en todas estas parafernalias, pero su interés fue creciendo paulatinamente hasta que acabó convertido en uno más de los 60 millones de norteamericanos que se consideran "cristianos renacidos" o "resucitados". Esta tendencia religiosa en Estados Unidos nace a causa de la acción combinada de los telepredicadores más famosos del firmamento televisivo, encabezados por Jerry Falwell, líder de la "mayoría moral", Pat Robertson y el mencionado Bill Graham. Desde los años sesenta se viene reavivando esta especie de nuevo cristianismo, el lucro de la fe de los incautos teleespectadores. La crisis de la cultura estadunidense que tuvo su comienzo con el impacto de Vietnam, la reacción contracultural y la decadencia generalizada, crearon las condiciones necesarias para la aparición del movimiento de los "cristianos renacidos".
En la actualidad el 87% de los norteamericanos se consideran cristianos, y de estos, tres de cada cuatro son "cristianos renacidos" pertenecientes a distintas Iglesias cuyo común denominador es la creencia de que Dios ha influido decisivamente en algún momento de sus vidas. El propio Bush, cocainómano y alcohólico, fue llevado por el "buen camino" gracias a una revela´ción de Jesús. Y dado que todos esos nuevos cristianos adoptan una nueva vida, asumen el nombre de "renacidos". Para que nos hagamos una idea del poder que han acaparado estos nuevos "popes" del estamento religioso pongamos un ejemplo: Franklin Grham, de 50 años, hijo del predicador que logró hacer volver por el sendero de la virtud a la oveja descarriada de George W. Bush y heredero del negocio religioso de su padre, consiguió en el año 2000 unos ingresos netos de 126 millones de dólares. Además, Franklin fue encargado de pronunciar la oración de apertura en la ceremonia de investidura del actual presidente.

Para todos estos grupos, la Biblia es el único libro que debe tenerse en cuenta: Todo está en la Biblia, cualquier respuesta, cualquier duda, cualquier hecho futuro, y la Biblia debe ser seguida al pie de la letra... Algo inquietante si el que asume esas creencias es un presidente de los Estados Unidos.

Sin embargo, esta tendencia no es nueva. Los EEUU, fueron fundados por disidentes religiosos y puritanos ingleses expulsados de las iglesias cátolicas en Inglaterra. Sin ir más lejos, los fundadores del Estado de Maryland estaban convencidos de que aquel lugar era el Paraíso descrito por el Génesis. Sin contar a los poligamos Mormones que en sus inicios creían que el Estado de Utah, era el verdadero Paraíso terrenal establecido. George Washington expresó una idea parecida: "Los EE.UU son una nueva Jerusalén destinados por la Providencia a ser un territorio en el que el hombre debe alcanzar su pleno desarrollo". Otros, aprovechando el hecho de que Georgia se encontraba en el mismo paralelo que Palestina, vieron allí el lugar elegido. Y como no podía ser de otra forma, los actuales "cristianos renacidos" norteamericanos circulan por los mismos senderos.

Sin ir más lejos, Ronald Reagan y su secretario de Estado, Kaspar Weinberger, estaban convencidos de que la batalla de Armagedón (el juicio Final descrito en el Apocalipsis) tendría lugar durante su mandanto. Para ellos, programas ecológicos o sociales que debían desarrollarse en los diez años siguientes carecían de sentido porque por entonces ya se habría producido la "segunda venida de Cristo".

En 1984 Ronald Reagan dijo textualmente: "no creo que el Señor que bendijo este país, como no lo ha hecho ningún otro, quiera que tengamos que negociar algún día porque seamos débiles". Fenómenos sociales de masas como el telepredicador Jerry Falwell tenían éxito porque arraigaban sus convicciones en esta misma mentalidad: "Los EE.UU. de América, nación bendencida por la omnipotencia de Dios como ninguna otra nación de la Tierra, están en la actualidad atacadas interna y externamente, siguiendo un plan diabólico que puede conducir a la aniquilación de la nación norteamericana. El diablo entabla de ese modo una cruenta batalla contra la voluntad de Dios, que ha elevado a los EE.UU. por encima del resto de las naciones, como a la antigua Israel".
Según el experto en política internacional Ernesto Mila: "Su razonamiento (el de la Adminsitración Bush) es que los EEUU. tienen un destino manifiesto trazado por Dios y su misión histórica es realizarlo. Así se cumple el NUEVO ORDEN DE LOS SIGLOS, inscripción que figura en los billetes de dólar. Creen que el pueblo elegido en la actualidad son los EE.UU. Por ello, no es raro que la derecha fundamentalista norteamericana y el partido de extrema derecha en Israel, el Likud, trabajen juntos. Se unirían así simbólicamente el peublo elegido del antiguo testamento y el pueblo elegido del Nuevo Testamento.
Lo cierto es que los fundamentalistas norteamericanos creen que el Apocalipsis de San Juan es un libro de texto que hay que tomar al pie de la letra. Para ello es una descripción de lo que sucederá en el futuro inmediato. De hecho, cualquier convulsión mundial es interpretada en clave apocalíptica: El Sida, el "eje del mal", la tormenta de arena que enrojeció el cielo durante los primeros días de la OCUPACIÓN militar de Iraq, la epidemia de neumonía, el ébola, etc.

Y realmente a Bush le va muy bien con esa filosofía de vida. Desde que se convirtió al cristianismo, cambio radicalmente su estrella. Primero los texanos lo eligieron gobernador dos veces consecutivas, después ganó las elecciones presidenciales in extremis en Florida, en una de las candidaturas más disputadas y criticadas de la historia estadounidense. Otro de sus mentores espirituales, el predicador de Texas Tony Evans, recuerda que "las enseñanzas de la Biblia fueron un motivo para su decisión de presentarse a las elecciones. Él siente que Dios le habla". A partir de su llegada al Despacho Oval, Bush comenzó a catalogar sus tareas como si auténticas misiones espirituales se tratase: "Estoy convencido de que tenemos que transformar nuestra cultura a fondo y para siempre. Necesitamos una renovación espiritual en América". El bebedor compulsivo que no solía acudir a la iglesia, se convirtió en un devoto que cada día lee un pasaje bíblico: "Yo rezo, pidiendo fuerza, pidiendo orientación, pidiendo perdón. Y ruego al Señor misericordioso que acepte mi agradecimiento".


Cuanto más se acercaba la guerra contra Iraq, con más frecuencia hablaba Bush de su fe. Su convencimiento de que Dios ha dispuesto que él ocupe el cargo presidencial en este momento histórico para ocupar militarmente territorio Iraquíe, es absoluto la orden celestial. "DIOS NOS HA LLAMADO PARA DEFENDER NUESTRO PAÍS Y CONDUCIR AL MUNDO A LA PAZ Y EL QUE NO ESTA CON NOSOTROS ESTA CONTRA EL MUNDO", diría el presidente estadounidense en uno de sus discursos mas memorables. Mientras tanto, los más férreos protestantes conservadores hablaban de la guerra de Iraq como ignorando que era pretexto ecónomico, llamándola una "guerra justa" y a la vez un TRIUNFO SOBRE EL MAL. Quizá Richard Land, un conocido líder protestante baptista, fue demasiado lejos cuando aseguró ante las cámaras que "hacer una guerra justa es un acto de amor cristiano al prójimo. Hay que castigar el mal y premiar al bien. Ha llegado la hora de la violencia". Y así se fuerona invadir y matar tanto hombres, como mujeres, ancianos y niños en Iraq. Curioasamente, para que el plan descrito en el Apocalipsis bíblico se cumpla es preciso que el "pueblo elegido" (los EE.UU.) reconquiste el "paraíso" (La zona situada entre el Tigris y el Éufrates), hoy en poder del "eje del mal", y que sea abatida la "gran prostituta" de Babilonia, esto es, régimenes iraquí e iraní. Pero no estamos ante un grupo aislado de "iluminado": el 59% de los norteamericanos creen verdaderamente que los hechos descritos en el Apocalipsis van a producirse de un momento a otro. Esta creencia se ha reavivado desde el 11-S. Y derivado de sus creencias seudoreligiosas ha surgido el "estilo Bush", plagado de maniqueísmo: "Los que no están con nosotros están con los terroristas", etc. De nuevo, según el especialista Ernesto Mila: "En el territorio de Iraq se sitúa el Paraíso bíblico y la Babilonia histórica. Y es esto lo que explica la obstinación de Bush en promover la guerra contra este país. Si se tratara solo de petróleo, hubiera bastado simplemente negociar con Sadam la cuota que correspondería a las petroleras americanas tras el levantamiento del bloqueo. Pero la obstinación de Bush excede la lógica económica.



*Tomado del libro: "CLAVES OCULTAS DEL PODER MUNDIAL" Autor: José Lesta y Miguel Pedrero.



Todos estos pertenecen en definitivamente a una misma banda; BAND OF THE BROTHERS.


*Para los que quieran contactarme y escribirme, pueden hacerlo en: delacruzmarin@gmail.com

viernes, 10 de junio de 2011

FELICIDAD ESTÚPIDA








- EL AMOR ES VIDA, PERO EL AMOR PURO SIN INTENCIONES -




¿Porqué estoy hablando de esto? Porque la falta de atención y respeto por estas experiencias "gratificantes" como la FELICIDAD, aparentemente insignificantes es la razón por la que muchos de nosotros arrojamos por la borda una relación PERFECTAMENTE buena, pensando que vamos a encontrar la FELICIDAD en otra cama con otra personas totalmente "desconocida".
Hay hombres y mujeres por igual, aun en medio de una relación, un aborto, ó desigualdad de edades entre ellos, consejos de terceros, sienten ganas de irse o deciden acabar con la relación porque no son "felices". ¿Qué significa eso? ¿Y por qué tienen que terminarse las relaciones a causa de una impresión temporal y, en su mayor parte, autoinducida?
¿Acaso alguien cree que una relación de noviazgo ó matrimonio bueno y duradero debe mantenernos en un estado de alborozo permanente, o que la felicidad es un estado que sólo se debe experimentar de manera intensa y no sutilmente?
En una época más inocente de nuestras cultura, la noción de "enamorarse" era la clave para elegir pareja. Aunque enamorarse tiene que ver con ilusionarse y proyectar nuestras fantasías en una persona, antes incluso de que sepamos quíen es y qué busca, se presumía que esta euforia sexual y emocional era suficiente motivación para casarse. Probablemente esto funcionaba la mayor parte de las veces, aun considerando la previsible desmoralización que se producía cuando uno salía de esa nebulosa de ilusión, debido a la noción social del compromiso. El compromiso es un puente sobre todo tipo de aguas turbulentas, pues le da a la gente una base sobre la cual construir una relación real.
Hoy día, ese estado de ilusión ya no es necesario para llegar a la intimidad sexual y tampoco es condición para irse a vivir juntos. Desde luego, como la noción de compromiso ha sido tan denigrada, cuando la ilusión (FELICIDAD SINTÉTICA) desaparece, la gente también quiere desaparecer de la vida de su pareja. Ya que el AMOR tiene que ver con reverencia, admiración, respeto y reconocimiento. ¿Sientes algo de eso por tu pareja? - NO. Entonces no es AMOR. Más bien se trata de una triste clase de dependencia y miedo a la vida y la autoestima baja a la autonomía. Estás usando sólo el placer del sexo, y no defines bien la palabra amor, pues ella no describe los apegos malsanos ni las necesidades. Si estas buscando la verdadera felicidad con otra persona menor o de tu edad, lo primero que necesitas es ser razonablemente maduro, psicológicamente sensato y capaz de enfrentar la verdad y la realidad.
Muchas personas han iniciado y se han quedado en relaciones que sabían desde el principio que no iban a funcionar. Un sentimiento íntimo les dijo que ese hombre mayor o esa mujer menor, aunque tenía algunas cualidades, era alguíen de quíen sería mejor alejarse. Entonces ¿Porqué se quedaron? Sencillo, porque querían ser FELICES y esa situación y esa "otra" persona estaban a la mano. Ustedes deseaban que la relación funcionara porque, si lo hacía, serían felices. Y sino se iban con otro a buscar esa felicidad.
Muchos incluso los que leen esto, especialmente gente jóven que estan luchando con problemas de identidad ó siguen las reglas "del que diran los otros", y tienen angustias existenciales, tratan de escaparse mediante el sexo con compañeros ocasionales o del trabajo diario, buscando con desesperación ser felices. Pero lo que es muy trsite en esta era tan LIBERAL, donde la explotación sexual se promueve a través de todos los MEDIOS, en donde el licor y las drogas campean libremente, debido a que las nociones de modestia, pacto, pecado y verguenza han sido olvidados hace tanto tiempo que las relaciones sexuales pasajeras se han vuelto cada vez más un FALSO medio para buscar la felicidad y para encandilar a las jóvencitas.
Me parece asombroso comprobar cuánta gente se esfuerza por mantener una relación con la persona equivocada sólo para ser feliz, al tiempo que está tan dispuesta a terminar con la persona correcta cuando se presentan dificultades. ¿Porqué luchar tanto por la persona incorrecta y no por la correcta?.
A veces la gente abandona relaciones perfectamente buenas porque quiere encontrar un alivio inmediato para un DOLOR. Buscar la felicidad en las camas y las relaciones equivocadas ya de por sí es malo, pero tratar de ser feliz sin pensar en las consecuencias de nuestras acciones más allá del momento en que tienen lugar es realmente destructivo. ¿Qué es lo que motiva esa prisa tan irreflexiva?
Me impresiona el extremo hasta el cual tanta gente cae en esos círculos viciosos de diversión y se casa y concibe hijos para luego darse cuenta de que no está con una persona que tome la vida seriamente. Esto se debe a que mucha gente mezcla la diversión con la FELICIDAD como si fueran lo mismo, o cree que el hecho de tener diversión nos hace felices.

"Cualquier cosa que sea secreta no puede ser buena". El hecho de volver sexual una relación antes de tiempo y llegar a la intimidad sin un propósito no trae felicidad, aunque el placer temporal es seductor.

Un ejemplo, que cito:
"Abandoné a quien fue mi esposo durante cinco años por irme con un hombre mucho más joven, con las esperanza de que la llama de la pasión volviera a encenderse en mi vida. Estaba equivocada. Pensé que podía encontrar la felicidad en alguien más jóven como me aconsejaron. Estaba completamente equivocada. Ahora le recomiendo a todo el mundo que consiga ayuda primero, que asuma la responsabilidad de sus actos y que se mantenga alejada de la tentación incluso de la Internet, de los compañeros ocasionales del trabajo, hay mucha tentación rondando todo el tiempo incluso fuera de hora de trabajo, porque ahora me doy cuenta de que tal vez perdí al mejor HOMBRE, y padre del mundo, todo por estar pensando sólo en mí".

Esas palabras fueron muy sentidas. Hay una gran diferencia entre salir con alguien para ver si es o no una persona confiable, y salir con muchas personas dos o tres meses y definir que es una "BUENA PERSONA" para optar iniciar una relación oculta, como si estuviéramos probando mermeladas a media noche. Cuando uno se imagina que va a mejorar su vida simplemente destruyendo lo que tiene, está en un error gravísimo.
Creo que la mayor parte de las separaciones son causadas por la comodidad del "dinero" y un "rostro bonito". De cierta manera nuestra sociedad se está dejando corromper por el materialismo. En la mayoría de los casos las parejas no se esfuerzan lo suficiente por permanecer juntas. Y tampoco se toman el tiempo para recordar qué fue lo que los hizo enamorarse del otro inicialmente.
El hecho de degradarnos, irrespetarnos, dejar que los otros nos irrespeten, no vivir de acuerdo con valores profundos puede hacernos pasar unos buenos ratos, incluso ratos satisfactorios, pero no nos traerá la felicidad profunda ni duradera.
Es un error pensar que hay alguien que pueda mantenerse feliz y satisfecho todo el tiempo. También es un error pensar que existe alguien en el mundo con quien podamos tener una vida eternamente feliz y plena. De igual manera es un error pensar que las mejores relaciones no tienen que atravesar por una serie de etapas y enfrentar crisis y problemas, algunos optan por escapar, antes de quedarse al lado de su pareja.
Todos tenemos problemas. Los problemas grandes o la cantidad de problemas ciertamente influyen en nuestra capacidad de sentirnos felices. Pero incluso en esos casos el hecho de compartir las cargas con nuestra pareja, en lugar de culparla a él por nuestra infelicidad, es en sí mismo, un tipo de felicidad. Ya para terminar, amigos y familiares deben estar al margen de los problemas de parejas, específicamente porque después, cuando la relación se normaliza o no, la gente sigue polarizada y mantiene criticas o rechazando al otro. Por eso, entre parejas nunca deben comentar sus problemas y quejas sobre su cónyuge con amigos mutuos o familiares. Lo más probable es que la gente termine tomando partido y aparecerá un inoportuno que quiera influenciar para avergonzar la imagen segada de la pareja. Sea lo que sea, tenemos que elegir. Tenemos la oportunidad mientras haya AMOR, de apoyar incondicionalmente a nuestra parejas y no huir despavorida al encuentro de otro ocasional "pareja" para ser FELIZ.


La duda

Aunque resulte paradójico mencionarlo nosotros somos al primero al que tenemos que convencer: nuestra duda es el primer gran obstáculo al que tenemos que vencer y desterrar ya que, de los que uno tiene que estar completamente seguro es de nuestra propia capacidad. Indudablemente que para ello se precisa prepararse concientemente en una actividad y borrar por completo toda sombra de indecisión y pesimismo que llevemos albergada en nuestro complaciente letargo interior y automotivarnos con esa misma o mayor energía. Y empezar por AMAR A LA VIDA, ya que la AUTOESTIMA comienza a partir del momento en que comenzamos a convivir serenamente con nuestras limitaciones y debilidades, sin complejos de inferioridad, sin menospreciarnos. Para que haya autoestima, es fundamental que nos aceptemos como somos, buscando siempre caminos que nos llevan a ser menos imperfectos. Estos caminos nos van a conducir a un destino común: el amor. Amor a la naturaleza. ¡AMOR HACIA LOS SEMEJANTES! La belleza del amor verdadero, puro sin manchas ni malicia ni recelo.
No dejes que una PASIÓN, un amor no acertado, un amor mezclado con sexo casual, un objetivo no alcanzado o cualquier otra frustración te hagan perder la autoestima y el amor por la VIDA. Siempre se está a tiempo de dar vuelta a la página y no revivir EL PASADO, que es pasado.




*Para los que quieran contactarme y escribirme, pueden hacerlo en: delacruzmarin@gmail.com

miércoles, 8 de junio de 2011

"El huracán lleva tu nombre"

PRONTO AQUÍ UN CUENTO CORTO QUE REMEZERÁ LAS BASES DE RÍOACHA....!!





domingo, 5 de junio de 2011